sábado, 21 de julio de 2007

Libertad de expresión, monarquía y demás memeces


Hace no demasiados meses, se levantó una gran polvareda, por la publicación de unas viñetas, en un medio danés, cuyo protagonista era Mahoma y donde el profeta no salía muy bien parado. El mundo musulmán, en aquella ocasión, montó en cólera ante la ofensa hacia su religión, incluso algunos gobiernos pidieron que se depuraran responsabilidades legales. La respuesta de occidente fue rotunda. El gobierno danés rechazó pedir disculpas por las viñetas y la posible ofensa, y Europa, adalid de la secularización y el pensamiento racional, se alineó con Dinamarca en lo que entendían que era un atentado a la libertad de expresión y a los derechos fundamentales que aquellos bárbaros orientales no alcanzaban a entender. Los medios de comunicación europeos, en un arrebato solidario con la publicación danesa y convertidos en escuderos del citado derecho reprodujeron una y otra vez las viñetas sin importarles la ofensa que a aquellos "islamistas radicales" pudiera suponerles ver como desde occidente se mofaban de su profeta. En España, tertulianos de todos los medios y colores se llenaban la boca con frases grandilocuentes que ponían de manifiesto el retraso intelectual de los países islámicos respecto al avanzado estado "católico-aconfesional" español y su incomparable Estado de Derecho.
Pues bien, a penas unos meses después, en España, la España del Estado de derecho, la España democrática, la España consitucional, la España del talante...

... la España donde la prensa rosa campa a sus anchas injuriando y vilipendiando a todo aquello que suene a fama, la España donde los medios de comunicación insultan, calumnian, mienten, ofenden, incluso inventan pruebas con total impunidad, la España del Tomate, la España de Jiménez Losantos y la Cope. En esa España, un Juez, el Juez del Olmo, a petición del Fiscal General del Estado del gobierno del "talante", secuestra una publicación como "El Jueves" por una viñeta de portada en la que figuran el Príncipe Felipe y su esposa Leticia, en la situación que el lector puede observar al inicio del artículo.
Quizá España y por extensión el resto de occidente debería plantearse dejar de "mirar la paja en el ojo ajeno" y empezar a hacer un poquito de autocrítica. ¿De verdad queremos vivir en un país donde Jimenez Losantos puede dar como noticia aquello que le venga en gana, sea verdad o mentira, y pueda vejar impunemente a representantes que han sido "demoocraticamente" elegidos, mientras un Juez secuestra una publicación porque hace una caricatura humorística de un príncipe que nos ha sido impuesto?
Mi respuesta, como ya habrán deducido, es NO.

Por lo pronto el Juez del Olmo, ha conseguido que la portada de "El Jueves" haya sido la portada más difundida y comentada de los últimos años. Y yo no quería perder la ocasión de aportar mi granito de arena, y de apoyar a "El Jueves" en la medida de lo posible, así que aquí la tienen. Y que vengan Del Olmo y Conde Pumpido a secuestrarme el Blog, aquí los estaremos esperando.

4 comentarios:

Pejeverde dijo...

Estoy totalmente deacuerdo contigo, he leído más de 100 post sobre el tema, y lo has clavado.

David dijo...

Gracias Pejeverde. He estado mirando tu blog y me ha parecido muy interesante, muy buena la bandera de dinamarca con el mensaje. A partir de hoy me tendras por ahí opinando.
Un saludo.

Teresa dijo...

Está muy bien la entrada, David :-)
Sólo una precisión producto de la deformación profesional: los españoles sí votamos una Constitución que traía de paquete a la monarquía parlamentaria y lo que ella implicaba.

Hay que coincidir, por una vez y sin que sirva de precedente, con los de LD y decir que el Fiscal Gral y el Juez del Olmo metieron la pata hasta el fondo, con o sin zapatitos... ;-)

Buen verano :-)

David dijo...

Je je, si eso es bien cierto, Teresa, pero para algunos que no tuvimos oportunidad de votar o no votar esa constitución, la monarquía parlamentaria nos ha sido impuesta casi como la sopa a Mafalda ;).

Te deseo un buen verano para ti también :)

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.